El síndrome del nido vacío, como afrontarlo

Muchos padres no asimilan positivamente el hecho de que sus hijos se independicen de su casa. La salida a la vida adulta de los hijos es uno de los problemas que se debe afrontar y que en ocasiones no se asimila adecuadamente, generándoles un trauma conocido coloquialmente como el síndrome del nido vacío.

Este trastorno se debe principalmente a que los padres se encuentran solos después de muchos años cuidando de sus querubines, en donde muchos de los temas de conversación giran en torno a sus hijos, deberes, actividades extraescolares, etc. y la partida de estos puede generarles irritación, insomnio, angustia e incluso depresión. En definitiva una sensación de incertidumbre que puede conllevarles a problemas más graves.

Muchos expertos están convencidos de que estos sentimientos son pasajeros, que van desapareciendo con el paso del tiempo mediante la adaptación a esta nueva situación familiar, por lo que debemos tomarnos nuestro tiempo, ya que cualquier cambio en nuestra vida requiere un proceso de adaptación.

Para evitar el síndrome del nido vacío, debemos ir asimilando poco a poco la situación, incluso si puede ser, antes de que nuestros hijos se marchen, p. ej. en el caso de que nuestro hijo se marche a estudiar, debemos darle cierta libertad en la elección de su futuro, asesorándole pero dejándole cierta autonomía.

No debemos afrontar esta nueva situación como un abandono, lo que podría desarrollar el síndrome de nido vacío. Debemos afrontarlo como algo normal y positivo, entendiendo que el objetivo de un buen padre es que sus hijos sean unos buenos adultos.

El síndrome del nido vacío puede causar el fin de la vida en pareja. Para evitar esa situación debemos comunicarnos más con nuestra pareja, reencontrar el amor disfrutando de hobbies compartidos y asumir lo que los expertos recomiendan respecto de tener paciencia para adaptarse a esta nueva situación.

También es importante admitir los sentimientos y no tratar de ocultarlos. Si no los afrontamos, ni nos permitimos sentirnos mal por un tiempo, la pena terminará carcomiéndonos. Hablar con la pareja de lo que se siente es una buena forma de compartir emociones y puede ser una gran ayuda para adaptarnos a esta nueva fase  y superar el síndrome del nido vacío.

Daniel Author

No description.Please update your profile.

View all post by Daniel