8 malos hábitos que dañan nuestro coche

Los conductores cometemos el error de seguir teniendo malos hábitos que dañan nuestro coche, sin darnos cuenta que aunque para nosotros sean una tontería, pueden pasar factura.

No solo es suficiente con llevar el coche a revisión de vez en cuando para que se mantenga en buen estado, la manera en la que conduces cumple también un papel fundamental, tanto en mantenimiento, como en seguridad. Hoy os damos 8 malos hábitos que dañan nuestro coche y que aunque sean difíciles de controlar,  podéis cambiar.

1. No revisar de manera periódica la presión de los neumáticos. 

Es una mala costumbre que tenemos la mayoría, olvidarnos revisar de manera regular nuestros neumáticos, esto puede provocar que se deterioren mucho antes, también pueden dañar la llanta e incluso provocarnos un reventón, teniendo el riesgo de sufrir un accidente. A partir de ahora préstale atención, solo son 5 minutos.

2. Acelerar el motor sin que tenga la temperatura ideal.

Cuando arrancamos el coche nuestro motor necesita unos segundos para que el aceite llegue y alcance la temperatura idónea. Si aceleramos con el motor frío hará que se desgaste antes. Es recomendable esperar un minuto para empezar a circular, y siempre acelera de manera progresiva, nunca de golpe.

3. Mantener el pedal en el embrague mientras estamos parados.

Daña muchísimo el embrague aunque esté presionado a fondo. Es muy fácil evitarlo, pon punto muerto.

4. Abusar de los frenos.

Ocurre sobre todo en descensos prolongados y puede causar estos daños: Desgaste de discos y pastillas de frenos, deformaciones y deterioro del líquido de frenos, haciendo que no funcione el sistema correctamente. Para evitarlo, intenta utilizar relaciones de cambio cortas (bloquear con el motor)

5. Mantener la mano apoyada en la palanca de cambios.

Sí amig@s, aunque parezca una tontería, mantener nuestra mano encima produce presión en los mecanismos internos de la caja de cambios, por ello las manos siempre en el volante.

6. Conducir en reserva.

Cuando nuestro coche entra en la reserva, el funcionamiento y protección de la bomba de combustible está en riesgo y puede ser un problema para nuestro coche. Siempre que entres en la reserva, acércate a la gasolinera más cercana.

7. Dejar un neumático subido a la acera.

Afecta sobre todo a neumáticos, ruedas y suspensión, ya que podrían sufrir deformaciones o cortes,  y además desequilibrar las ruedas. ¡ No cuesta nada aparcar bien !

8. No frenar lo suficiente antes de pasar por un badén.

Este uno de los malos hábitos que dañan nuestro coche más comunes, y todo es por las prisas y por la pereza de no querer reducir. Puede reventarnos un neumático y afectar a nuestras llantas, por ello acostúmbrate a pasar despacio.